9 de agosto de 2017

Y agosto va pasando

 Entre baños en el río Curueño y partidos de fútbol, el mes de agosto va pasando en La Mata

Los vecinos llevan cuatro meses sin televisión por culpa del 4G


En Diario de León

SANTA COLOMBA DE CURUEÑO Industria mandó instalar filtros pero la solución no ha sido eficaz

Los vecinos llevan cuatro meses sin televisión por culpa del 4G

PABLO RIOJA | LEÓN
Ni cobertura móvil, ni tampoco televisión. Los habitantes del municipio de Santa Colomba de Curueño están indignados porque llevan desde el pasado mes de mayo sin poder sintonizar ningún canal de su TDT debido a la instalación de tecnología 4G en toda la zona. «El problema surge porque ambas señales coinciden en la banda de 800 MHZ y la de telefonía crea interferencias», aclara la alcaldesa, Avelina Martínez. Pero lo que comenzó con pequeños cortes diarios en algunos canales ha terminado en un continuo fundido a gris o a negro que afecta ya a cerca de 2.000 habitantes, entre vecinos y turistas.
Al percatarse del problema, tanto el Ayuntamiento como las juntas vecinales de los ocho pueblos afectados emitieron un comunicado al Ministerio de Industria trasladándole el problema. La solución del Gobierno fue encargarle a una empresa la instalación gratuita de filtros en las antenas de televisión. «Nos aseguraron que así se terminaría el problema y volveríamos a ver los canales con normalidad, pero la única realidad es que no ha servido para nada», denuncia Basilio Martínez González, pedáneo de Santa Colomba.
Cansados de no hallar una salida al conflicto, hace unas semanas volvieron a redactar un escrito a Industria informándoles de que los inhibidores de frecuencia no habían resuelto el problema. «Nos vemos en la obligación de exigir medidas o de lo contrario tomaremos otro cauces a tan injusta situación», señalaban. La respuesta del Ejecutivo no se hizo esperar, aunque no la que deseaban. «Se han lavado las manos, nos remiten a la empresa que instaló los filtros como única responsable, ellos aseguran que el procedimiento es el correcto», insiste Martínez González. Desde la entidad instaladora confirman que con este tipo de inhibidores deberían poder sintonizar la TDT «sin ningún impedimento» pero en los próximos días se han comprometido a revisarlos. Lo único cierto es que todos los televisores continúan sin funcionar. «Estamos indefensos, no sabemos qué más se puede hacer pero no nos vamos a quedar de brazos cruzados», advierten desde las juntas vecinales del municipio.
El otro gran problema que afecta al municipio es la cobertura móvil y el Internet, que pese a los esfuerzos del Ayuntamiento, brilla por su ausencia. «Con poner un repetidor en el Curueño se solucionaría, pero las compañías de telefonía móvil nos dicen que la instalación es costosa». Ya se ha destinado una partida de 8.000 euros de las arcas municipales para subir la luz hasta una ermita de Santa Colomba. «Ese sería un lugar idóneo para la antena», insisten los vecinos.

 

En La Nueva Crónica


Juan F. Díez Muñiz junto a su libro. | DANIEL MARTÍN

En La Nueva Crónica,aime Ossorio | 04/08/2017 A A
 
Libros Juan F. Díez Muñiz, recapitula la historia de La Mata y la zona de Curueño desde sus orígenes hasta finales del siglo XIX en su libro ‘La Mata de Curueño. Orígenes e historia de Antier’
Juan F. Díez Muñiz publica el primer tomo de su proyecto de escribir una serie de libros que relaten la historia de La Mata de Curueño, que cuenta los sucesos de la zona de sus orígenes geológicos hasta el siglo XIX y que será presentado el 5 de agosto a las 20:00h en la Casa de la Cultura de La Mata. Díez Muñiz lleva ya tiempo dedicado a extender y recopilar la historia y cultura de su pueblo, elabora la página web de La Mata de Curureño (la primera página web que se hizo en la provincia) y fue ahí donde nacieron pequeños artículos que Díez Muñiz iba escribiendo con la poca información de la que disponía, tratando los temas que más le llamaban la atención. Una vez jubilado (era profesor), decidió emprender el proyecto de escribir un libro y acudió a los archivos histórico y diocesano de León, así como viajando a Valladolid, donde visitó Simancas y la Chancillería, recopilando grandes cantidades de información, que decidió dividir en tres tomos para no hacer un solo libro demasiado largo.

La idea original del autor era la de sacar el libro en formato electrónico y publicarlo en internet, sin embargo es la Junta Vecinal de La Mata quién lo convence para editarlo en papel, y son ellos mismos quien lo editaron y pusieron a la venta en el mismo pueblo. Según cuenta Juan F. Díez, «los primeros escritos sobre la población como tal, como La Mata de Curueño, datan de los siglos X, XI», aunque existe datación de ocupación del territorio de Curueño por musulmanes, visigodos, romanos e incluso astures. Aunque sin duda el descubrimiento paleo-arqueológico más importante hecho en la zona sea el de el Hombre de La Braña, aparecido en la zona del mismo nombre (en el alto Curueño), representa uno de los hallazgos científicos más importantes de los últimos tiempos, pues es «el único resto paleontológico de un hombre del mesolítico del mundo en el que se ha encontrado ADN».

Por otro lado, también hay datos históricos inéditos presentes en el libro a los que Díez Muñiz pudo acceder con la visita a los diferentes archivos, como por ejemplo que «en 1752, en La Matta Valle de Curueño, el mayor hacendado era Francisco González, cuyo importe del producto anual de todos sus bienes, rentas y efectos, reducidos a dinero, era de 981 reales de vellón».

Díez Muñiz se reserva la historia de La Mata durante el siglo XX para los siguientes dos tomos, retomando el segundo desde finales del XIX y hasta los años 80, donde nos hablara de temas como la etnografía de la zona, los primeros coches, el coche de línea, las tradiciones, etcétera. Son muchos los puntos a tratar, es por eso que Juan F. Díez cree que va a ser necesario un tercer tomo en el que tratará las últimas décadas del siglo XX y como se vio afectada La Mata de Curueño por la emigración rural, siendo este un factor decisivo para la perdida progresiva de la tradición. Para esta tercera misión, el autor cuenta con al ayuda de un boletín trimestral de La Mata que comenzó a publicarse en el año 78, siendo uno de los más antiguos boletines rurales de la provincia.

El nieto del tío Ramiro

Me pasé todos los veranos de mi vida desde los 9 meses en La Mata, así que soy un asturiano de La MataAsí firma su libro Juan F. Díez Muñiz queriendo hacer un homenaje a su abuelo Ramiro, quien fue una figura importante e influyente para él. El tío Ramiro, como muchos de su generación, sufrió las consecuencias de la Guerra Civil Española, habiendo estado preso en San Marcos debido a que su hijo Eufemiano luchaba del lado republicano. Además de estar su padre preso, Eufemiano pasó diez años escondido bajo una cuadra de ovejas en unas condiciones terribles, sufriendo auténticas penurias.

Me pasé todos los veranos de mi vida desde los 9 meses en La Mata, así que soy un asturiano de La MataJuan F. Díez Muñiz, nacido y criado en Asturias (su familia se traslado allí) pasó todos los veranos de su vida en La Mata de Curueño es por eso que se considera un orgulloso «asturiano de La Mata».

En Diario de León


En Diario de León, 5 de agosto de 2017

El primer tomo de ‘La Mata de Curueño’ se da hoy a conocer

Lugar: Casa de Cultura de La Mata.
Hora: 19.00.
dl | león
El subtítulo del libro La Mata de Curueño ya es suficientemente explicativo: Orígenes e historia de antier (anteayer). Se trata del primer volumen de un ambicioso proyecto en torno a la historia de la localidad, obra de Juan F. Díez Muñiz o, como aclara la propia portada, ‘el nieto del tío Ramiro’.
Editado sin ánimo de lucro y distribuido por la junta vecinal al precio de 10 euros, la presentación tendrá lugar hoy en la Casa de Cultura para a continuación, a las 20.00 en la iglesia, completarse con un concierto a cargo del ensemble Scordatura junto a la soprano Ana Castillo.
El primer volumen abarca, en 300 páginas, desde la formación geológica de los suelos sobre los que se asienta La Mata hasta su evolución histórica, finalizando en el siglo XIX: el resto será objeto de un segundo tomo. En éste, como recuerda su autor, y entre otros datos de interés, «encontramos la primera referencia histórica a La Mata de Curueño, en el año 1051; en el Becerro de las Presentaciones del siglo XIII ya se menciona nuestra iglesia y los tributos que se pagan; de 1465 es el nombramiento del primer párroco conocido; de 1587 es un apeo de las heredades de la Dignidad Episcopal donde aparecen nombres de fincas que han llegado a nuestros días; en 1591 había 37 vecinos en La Mata, todos hijosdalgo; y en los siglos XVII, XVIII y XIX seguimos el devenir de nuestros antepasados, que mediante un intenso trabajo sacaban lo indispensable para alimentarse, vestirse y disponer de unos pequeños recursos a la hora de su muerte para destinarlos, a sufragios por su alma».